Blog

Descubre a Cristina

administrador

Si de algo nos sentimos orgullos en María es de nuestro equipo. Todos juntos formamos una gran familia, nos apoyamos unos a otros y siempre remamos juntos en la misma dirección. Por eso, porque nuestro equipo es la base de lo que somos, queremos que los conozcas.

Aprovecharemos esta oportunidad que nos brinda el blog para que tú también puedas conocerlos y sepas cómo llegaron a formar parte de nuestra familia. Estamos convencidos de que te gustará saber su historia.

Hoy es Cristina, nuestra responsable de reservas y comunicación, quien nos cuenta de primera mano cómo llegó a formar parte de nuestro equipo.

 

¡Hola a todos!

Mi nombre es Cristina y mi aventura en María comenzó un 20 de febrero de 2014.

Fue una mañana en la que pienso muchísimas veces, creo que realmente el destino quiso que esa mañana descolgase el teléfono y al otro lado estuviese Alejandra.

Para mí, María es mi casa. Así me siento cada vez que entro por la puerta o cada vez que recibo a nuestros clientes y, aunque por unas circunstancias u otras, me bajase del barco una temporada, jamás he dejado de sentirme partícipe de este proyecto ni de sentir esa sensación de sentirme en casa cada vez que cruzaba esa puerta.

Mis compañeros para mí son parte de mi familia, de mi vida y, por tanto, un trocito de mi corazón lo ocupan ellos… Ellos que se convierten en apoyo en días duros y que comparten los días felices. Y es que, para mí, mi trabajo es una parte muy fundamental en mi vida, es mi forma de vida.

¿Qué decir de Ángel y Alejandra? Ellos confiaron en mí cuando ni siquiera yo confiaba en mí misma. Después de muchos tumbos, de idas y venidas, me brindaron su mano para ayudarme a levantarme, formándome, enseñándome cada día y confiando en esa chica del pueblo con sonrisa verdadera para que formase parte de su equipo y, también, de sus vidas…

Y es que en esta profesión te das cuenta de lo importante que es el apoyo de unos buenos jefes pero, sobre todo, mejores personas, de que la humildad y el buen hacer son las mejores prendas que uno puede vestir.

Nuestro trabajo es duro y, por eso, yo intento llevarlo siempre con simpatía, con una atención personalizada, analizando a cada uno de mis clientes y haciendo sentir que son lo más importante del mundo. Y es que, ¿a quién no le gusta que le hagan sentir especial? Para mí todos son muy especiales. ¡Solo por el simple hecho de venir a María, mi casa, a vivir esa gran experiencia gastronómica que conlleva tanto esfuerzo!

He de decir que mi trabajo es mi forma de vida, algo que se convierte en vocacional, en lo que me siento apoyada por mi familia, pareja y amigos. Es algo que hace que me sienta orgullosa cada mañana al levantarme, que me da muchas alegrías y donde nunca ,nunca paro de aprender… Y eso es lo más bonito.

Aprender a escuchar, aprender a vivir, aprender a aprender siempre con actitud positiva porque como digo siempre: “Podremos tener muchos conocimientos y muchas habilidades pero si no tenemos la actitud, todo lo anterior se verá truncado”. Pero, sobre todo, COMEOS LA VIDA, regalad sonrisas y valorad a quien os dedica su tiempo ya que es algo que no recuperará jamás.

Gracias y mil abrazos gastronómicos

Si quieres seguir conociendo la historia de nuestros compañeros, no te pierdas el próximo post.

¡¡Vive la experiencia María!!

Restaurante María información y reservas: reservas@restaurantemaria.com, 983 39 44 66

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies